Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
RIÑÓN Y TRASTORNOS RENALES (2): ENFERMEDADES, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
Las Enfermedades Renales: Glomerulonefritis, Nefritis, Quistes Renales, Tumores de Riñón, Cálculos Renales, Insuficiencia Renal. Los tratamientos y principales síntomas para detectar enfermedades en los riñones.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesGLOMERULONEFRITIS.
La palabra glomerulonefritis se utiliza para referirse a varias enfermedades caracterizadas por la lesión de los glomérulos renales. Esta lesión aparece como consecuencia de una inflamación causada por proteínas anormales que quedan atrapadas en los glomérulos. Esta dolencia es poco común, y puede ser grave o leve, aguda o virulenta, cursar en unos pocos días o hacerse crónica. Pero su forma más común es la nefritis, padecida con más frecuencia entre los niños.

NEFRITIS.
La nefritis afecta a los niños y se desarrolla a raíz de una infección bacteriana anterior, por lo general de la garganta. Las bacterias invasoras pueden llegar a dañar los riñones, que se inflaman y quedan incapacitados para producir cantidades normales de orina. Es una enfermedad infrecuente que suele responder favorablemente al tratamiento con antibióticos.

QUISTES RENALES.
Existen dos clases de quistes que afectan los riñones. La primera es un saco único lleno de líquido, que se desarrolla en un riñón por razones desconocidas. El quiste puede desarrollarse a lo largo de los años, aunque rara vez produce complicaciones. En casos raros puede formarse un cáncer en su pared. El segundo tipo de quistes renales se forma como consecuencia de una dolencia congénita, llamada enfermedad poliquística. Algunas personas desarrollan los quistes con una gran lentitud, pero otras sufren ese proceso con rapidez, aunque no es tan frecuente. En muchas ocasiones no se presentan síntomas, si bien en otras puede haber un deterioro progresivo que lleve a alguna forma de insuficiencia renal.

TUMORES DE RIÑÓN.
El hipernefroma es un tumor maligno que sólo se forma entre los adultos, como resultado de una multiplicación incontrolada de células anormales. Las funciones renales solamente quedan afectadas en una fase muy tardía del desarrollo de esta enfermedad. Los hipernefromas son raros y se producen con mayor frecuencia entre los hombres de más de 40 años de edad. Si existe la presencia de un tumor en el riñón será necesaria la cirugía para extirpar el riñón afectado. Un solo riñón sano puede asumir las funciones de los dos. El tratamiento puede completarse con radioterapia y medicamentos citostáticos.

CÁLCULOS RENALES.
Pueden formarse piedras dentro de los riñones, que se desarrollan hasta alcanzar un diámetro de 25 mm o más. Se originan por la eliminación excesiva a través de la orina de sustancias que cristalizan si se encuentran a una concentración elevada. Cuando los cálculos son pequéños se eliminan a través de la orina, pero si tienen un diámetro de más de 5 mm es posible que permanezcan en el riñón. Las piedras pequeñas, si son pocas, rara vez producen problemas. Sin embargo, la acumulación de piedras más grandes puede causar un intenso dolor y diversas complicaciones, a veces graves.

INSUFICIENCIA RENAL.
La insuficiencia renal se produce cuando los riñones funcionan de forma deficiente. Presenta tres formas distintas, que son la aguda, la crónica y la terminal. La insuficiencia renal aguda se presenta con rapidez, durante el curso de unos días o, en algunos casos, en pocas horas, y puede ser causada por una glomerulonefritis o por un grave descenso de la presión arterial, como la que ocurre después de una hemorragia grave o de un ataque cardíaco; también puede presentarse si se produce una obstrucción en el flujo de orina por un bloqueo en los uréteres, la vejiga o la uretra. Los productos de desecho y el agua se acumulan en el organismo porque no pueden ser eliminados. La insuficiencia renal crónica se desarrolla al cabo de muchos años, y perjudica la eficacia de los riñones de forma progresiva, sin llegar a destruirlos. Dicha insuficiencia puede ser causada por renales, por presión sanguínea alta o por intoxicaciones. Una insuficiencia crónica puede dar lugar a una fase terminal de la enfermedad, que se declara cuando ambos riñones dejan de funcionar por completo.

TRATAMIENTO.
Las infecciones renales se tratan con reposo en cama, dieta blanda con una abundante ingestión de líquidos, hasta tres litros diarios, y administración de antibióticos. Ciertas formas de glomerulonefritis no tienen un tratamiento médico específico; otras pueden tratarse con esteroides. Los casos de quiste renal benigno indoloro no requieren tratamiento; sin embargo, si los quistes causan dolor u otras molestias, puede ser necesaria la cirugía para extirpar el riñón afectado. Los cálculos renales grandes que no se eliminen pueden ser fragmentados o desmenuzados mediante ultrasonidos, sin necesidad de cirugía, pero para los pequeños se espera hasta que se produce la eliminación de forma espontánea.

El tratamiento de la insuficiencia renal depende de sus causas, por lo que si se produce una insuficiencia renal terminal, puede realizarse un trasplante de riñón, o recurrir a la terapia de la diálisis, que consiste en que una máquina haga las funciones del riñón; este tratamiento es indoloro y tiene que realizarse en forma periódica, asistiendo dos o tres veces por semana a someterse al control de la máquina. Existen dos formas de diálisis: la diálisis peritoneal, que se practica en el hospital, en casos de insuficiencia renal aguda; y la hemodiálisis, que se efectúa de forma ambulatoria con un riñón artificial, una máquina distinta de la anterior, que filtra la urea de la sangre.

PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LAS DOLENCIAS RENALES.
Es necesario consultar con un médico ante la presencia de los siguientes síntomas:
Cambios de color en la orina, sobre todo si es rojiza.
Dolor o dificultad al orinar, si se prolonga durante más de dos días.
Dolor en la zona lumbar o en el abdomen.
Hinchazón bajo la piel, sobre todo en los tobillos.
Eliminación de orina con excesiva frecuencia durante más de tres o cuatro días seguidos.
Eliminación de una cantidad escasa de orina.

CONTINUAR