Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
MENOPAUSIA: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
La menopausia es una etapa natural y de carácter fisiológico de la vida de la mujer, que tiene como característica más conocida la suspensión de la menstruación, también conocida como regla. Se produce entre los 48 y 52 años.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesLa menopausia se produce, en general, entre los 48 y los 52 años; no obstante, también puede presentarse varios años antes o después de estos límites. El proceso en sí, que comprende diversos cambios orgánicos, se prolonga a lo largo de varios años hasta que culmina en la amenorrea o suspensión de la menstruación, y por tanto, en la cesación de la capacidad reproductora. En algunas mujeres, la menopausia se presenta sin alteraciones previas y de forma brusca, es decir, que tras un último período normal no se produce ningún otro tipo de sangrado; en la mayoría, sin embargo, viene acompañada de períodos irregulares, cortos y con escaso sangrado o, por el contrario, más largos de lo acostumbrado y con sangrado abundante. Este último caso debe consultarse siempre con el médico.

TRASTORNOS FÍSICOS.
El proceso menopáusico suele causar ciertos trastornos que, en intensidad y grados diversos, padecen la mayoría de las mujeres. El más notable es el sofoco, una sensación súbita de calor corporal que suele ir acompañada de enrojecimiento de la piel en algunas zonas; el sofoco puede ser intermitente o sostenido y, en ocasiones, estar seguido por una sensación de frío. Otro trastorno habitual consiste en una cierta atrofia vaginal, ya que al reducirse las secreciones de la pared de la vagina, ésta pierde humedad y elasticidad; esto puede dar lugar a que se produzcan irritaciones e infecciones locales, y a que las relaciones sexuales, concretamente la penetración vaginal, sean incómodas y hasta es posible que sean dolorosas. El tercero de los trastornos es la osteoporosis, que tiene relación con la disminución de estrógenos asociada a la menopausia. La descalcificación de los huesos puede, a su vez, ser causa de rigidez articular, dolores dorsales y lumbares y, por supuesto, de un mayor riesgo a producirse fracturas óseas con las caídas y los golpes fuertes. Aunque éstos son los trastornos relacionados de forma estricta con la menopausia, es hasta cierto punto frecuente que se produzcan otros, cuyos vínculos no son tan claros, pero no por ello menos reales; como la hinchazón de los tobillos, las palpitaciones, los mareos y los dolores de cabeza.

TRASTORNOS PSÍQUICOS.
Aunque ciertas investigaciones apuntan la posibilidad de que la disminución de estrógenos pueda ser una de las causas de la depresión que acompaña frecuentemente la menopausia, el hecho no es aún concluyente. También es probable que el enfrentamiento a ciertos factores decisivos, como es el final de la fertilidad, y que el temor a perder atractivo, placer sexual y salud se encuentren en la base de depresiones, angustia, insomnio, decaimiento general, súbita falta de interés por el entorno y, también, de irritabilidad y de tensión que presentan cierto número de mujeres durante esta etapa.

Estos trastornos se registran con mayor intensidad y frecuencia entre las mujeres con menor preparación académica o con escasos conocimientos sobre el tema, así como también entre las pesimistas y de temperamento intranquilo, que tienen más inclinación natural hacia la depresión y la angustia. Las mujeres que están más preparadas intelectualmente o mejor informadas, así como las que poseen un carácter más tranquilo y optimista, son menos propensas a sufrir trastornos de este tipo. Entre las que pertenecen a esta última descripción se produce una especie de liberación en cuanto se refiere a las relaciones sexuales, puesto que pierden el temor al embarazo indeseado y, en general, no consideran que la nueva condición signifique un declive. Además, como la menopausia se presenta en edades en que ya los hijos han abandonado el hogar familiar o se han independizado, la mujer tiene más tiempo para dedicarlo a su propio bienestar físico y mental, así como al de su pareja.

TRATAMIENTO.
Existen varios tratamientos hormonales destinados a reducir los trastornos causados por la menopausia, según las características de éstos. No obstante, desde hace algunas décadas ha ganado aceptación, por sus resultados, el que se basa en la administración combinada de estrógenos, por medio de parches extra dérmicos en cuyo interior contienen un preparado estrogénico, y progesterona, en píldoras de administración oral.

En los casos en que la osteoporosis es más acusada, se puede complementar con un régimen alimentario rico en calcio o con comprimidos de calcio. Cuando los trastornos son de orden psicológico, la familia puede desempeñar un papel muy importante, brindando a la afectada todo tipo de apoyo y, sobre todo; no tomando a broma su condición.

El restarle importancia puede ahondar los sentimientos adversos de la mujer y hasta ser motivo de que desarrolle un cierto complejo por creer que se encuentra en condiciones de inferioridad respecto a las mujeres que siguen teniendo la menstruación. En este caso son muy valiosas la orientación y las explicaciones que tanto el ginecólogo como el psicólogo pueden darle acerca de la nueva situación y de las formas de afrontarla con naturalidad y mayor optimismo.

CONTINUAR