Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
INTOXICACIÓN: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
Una intoxicación está producida por exposición, ingestión, inyección o inhalación de una sustancia tóxica.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesPara efectuar el diagnóstico y el tratamiento es fundamental identificar el agente que la haya causado. Éste puede ser un alimento contaminado, un veneno, productos tóxicos utilizados en el hogar, un exceso de bebidas alcohólicas, de nicotina, de medicamentos, o de gases, aunque se trate de ínfimas dosis.

Bajo esta denominación se engloban una gran variedad de enfermedades diferentes, como el botulismo, la salmonelosis, la gastroenteritis o la fiebre tifoidea, dolencias que pueden ser causadas por la ingestión de alimentos contaminados con bacterias, toxinas procedentes de las mismas o sustancias y productos químicos.

CAUSAS.
Una intoxicación alimentaria puede ser causada por el consumo de alimentos que contengan sustancias químicas tóxicas, como los pesticidas o demás sustancias empleadas en agricultura, y que no pueden eliminarse con un lavado o se han sometido a un lavado insuficiente, o las comidas contaminadas por microorganismos que producen toxinas o materias venenosas que son absorbidas por el organismo. También pueden causar una intoxicación alimentaria las sustancias contaminantes que penetran accidentalmente en los alimentos, como puede ser el caso del mercurio, o determinados elementos nutritivos que producen una reacción alérgica en el tracto digestivo de algunas personas susceptibles a ellos. Algunas setas venenosas o mariscos contaminados pueden también producir toxinas que afectan el sistema nervioso del organismo humano.

PREVENCIÓN.
Para prevenir la intoxicación por Salmonella, por ejemplo, es fundamental mantener una escrupulosa higiene en el momento de manipular alimentos para el consumo. Las personas intoxicadas deben permanecer aisladas hasta que por lo menos se les hayan practicado tres cultivos de heces consecutivos que estén libres de gérmenes.

El botulismo se previene evitando la ingestión de comida enlatada que presente mal aspecto o mal olor, o que tenga una capa de hongos en la superficie. Las frutas y las verduras rociadas con insecticidas deben lavarse antes de ser consumidas, para evitar que se produzca una intoxicación por agentes químicos. Asimismo, es imprescindible familiarizarse con el aspecto de los hongos o de las setas venenosas para no confundirlas con aquellas que son comestibles.

No se deben consumir mejillones recolectados cerca de vertederos, desagües de cloacas o aguas estancadas o con posibilidad de estar contaminadas. Conviene tener en cuenta que los mejillones que dan una coloración rojiza al agua producen siempre intoxicaciones. Las personas que padezcan una intoxicación de cualquier tipo deben tratar las lesiones o la enfermedad correspondiente y, para prevenir contagios, no deben tocar alimentos sin extremar previamente la higiene de manos y de uñas.

SÍNTOMAS.
La intoxicación alimentaria suele producir náuseas, dolores abdominales, diarrea, vómitos y, a veces, fiebre. Por lo general, se manifiesta de forma rápida e intensa, pocas horas después de la ingestión del alimento contaminado, aunque cabe señalar que los síntomas de las intoxicaciones causadas por la ingestión de productos tóxicos se manifiestan con mayor lentitud. Un peligro común a todas las intoxicaciones que cursan con vómitos y diarrea es la deshidratación, que, si no es tratada a tiempo, puede causar la muerte.

La intoxicación alimentaria de los niños es más grave y peligrosa que la de los adultos. En ellos se presenta con los mismos síntomas, aunque, además de causar fiebre elevada, también puede producir hipotermia, es decir, descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35 °C; además, el riesgo de deshidratación es más elevado y grave en los niños. En caso de producirse, se pueden observar alteraciones en el rostro del niño, como la poca elasticidad de la piel, persistencia de pliegues o de arrugas al pinzar o pellizcar la piel entre los dedos, nariz afilada, ojos hundidos y lengua seca; la respiración se vuelve profunda y acelerada, y el pulso es rápido y débil. Ante este cuadro se debe actuar con rapidez, pues la vida del niño corre peligro.

TRATAMIENTO.
Cuando una persona padece diarrea durante más de 24 horas o manifiesta una combinación de fiebre, diarrea, vómitos y dolor abdominal, debe consultar al médico, quien determinará el tratamiento a seguir tras identificar el origen de la intoxicación alimentaria. El tratamiento consiste en aliviar los síntomas y en la administración frecuente de pequeñas cantidades de agua y de sales minerales para prevenir la deshidratación. Es conveniente que el paciente no ingiera ningún tipo de alimento. Si se trata de una intoxicación alimentaria leve, el enfermo se suele recuperar por completo en las 24 horas siguientes a la manifestación de los síntomas.

En el caso de una intoxicación por Salmonella es conveniente no administrar medicamentos para detener la diarrea sin prescripción médica, ya que requiere un tratamiento específico. Los antibióticos pueden ver disminuida su eficacia al existir problemas de absorción de éstos, si se administran por vía oral. Por otra parte, pueden destruir la flora intestinal, lo que favorece el desarrollo de las bacterias patógenas, empeorando así el cuadro clínico.

Es recomendable aislar siempre al enfermo, quien debe reposar en cama e ingerir gran cantidad de líquidos, sobre todo agua. Si se sospecha que la intoxicación alimentaria es un caso de botulismo, la persona afectada debe ser trasladada con urgencia a un hospital, donde se le administrará la antitoxina botulínica y se le efectuará un lavado de estómago. Ante una intoxicación por setas se ha de administrar el antídoto adecuado, que depende del tipo de seta u hongo que la haya causado. El enfermo debe permanecer en cama y seguir una dieta blanda. Asimismo se debe vigilar la función hepática, ya que podría deteriorarse.

 CONTINUA INTOXICACIÓN