Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
HEMORRAGIAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
La hemorragia, término con que se denomina el sangrado externo o interno que se produce por la rotura de uno de los vasos sanguíneos del sistema circulatorio, supone algunas veces un problema serio que requiere atención médica.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesUna hemorragia puede producirse por muchas clases de accidentes, desde una simple contusión hasta una herida profunda; no obstante, todas implican una pérdida de sangre que puede afectar en diversos grados el buen funcionamiento de los órganos y sistemas del cuerpo y, en consecuencia, la salud. Cuando la hemorragia producida por una herida externa es poco copiosa, casi cualquier persona podrá ayudar a detenerla, pero, cuando es intensa, será necesario recurrir a la asistencia médica con la mayor rapidez posible.

TIPOS.
Las hemorragias, que pueden ser externas o internas, se producen por causas accidentales, como heridas o contusiones, o por causas espontáneas por enfermedades, como la hemofilia. Sus características varían según se trate de una hemorragia capilar, arterial o venosa.

Las hemorragias capilares, producidas por la lesión de pequeños vasos sanguíneos, son lentas y parecen emanar del tejido mismo; las arteriales son más intensas y profusas, debido a la fuerza con que circula la sangre, y ésta tiene un color rojo vivo por la cantidad de oxígeno que contiene. Por contraposición, las hemorragias venosas son más lentas, porque la sangre circula a menor presión; aquélla es de color rojo oscuro, por contener menos oxígeno.

Algunas hemorragias internas se exteriorizan por vía bucal o anal, mientras que otras se producen en cavidades cerradas que, por no encontrar salida al exterior, suponen un peligro en caso de ejercer grandes presiones sobre un órgano, como ocurre con las hemorragias craneales.

CUIDADOS INMEDIATOS.
Las medidas que se tomen en primera instancia serán acordes con el tipo de hemorragia de que se trate, externa o interna, el lugar en que se produzca y las condiciones del afectado, es decir, si muestra síntomas de shock.

Estos síntomas son los siguientes:
Extrema palidez.
Frialdad de la piel.
Aceleración y debilidad del pulso.
Respiración agitada.
Sensación de desfallecimiento.
Inconsciencia.

Para las hemorragias de origen externo, las reglas a seguir son:
Aplicar gasas o una tela limpia sobre la herida.
Ejercer sobre ella una presión moderada durante unos cinco minutos, como mínimo.
Si la hemorragia se localiza en un miembro, elevarlo.
Vendar la herida sin retirar las gasas anteriores.
Solicitar asistencia médica.

Para las hemorragias de origen interno con síntomas de shock, se debe llamar de inmediato a una ambulancia y, mientras conviene:
Impedir el movimiento de la persona afectada.
Aflojar las prendas que puedan causarle opresión.
Elevar la posición de la cabeza del afectado con una almohada.
Elevar más aún la posición de sus piernas.
Mantener la temperatura del paciente, cubriéndolo con una manta ligera.
Ponerlo de lado con mucha suavidad para facilitarle la respiración y evitar, de esta forma, que aspire posibles regurgitaciones.
No dar agua al afectado, que solicita por la intensa sensación de sed que experimenta.

TRATAMIENTO.
Los tratamientos de las hemorragias varían según su índole e intensidad. Así como algunas hemorragias sólo requerirán que se detengan y se observe su evolución posterior por no revestir seriedad, otras podrán necesitar transfusiones o intervenciones quirúrgicas. En todo caso, los tratamientos siempre están destinados a evitar que la pérdida de sangre por parte del paciente produzca una condición irreversible, imposible de superar y cuyo resultado sea fatal.

EL ORGANISMO ANTE UNA HEMORRAGIA.
Cuando se produce una hemorragia cuyas características no revisten gravedad, el organismo dispone de mecanismos naturales que se ponen en funcionamiento para contrarrestarla. Primero, la sangre se coagula, con lo cual la hemorragia se detiene; segundo, de inmediato se inicia el proceso de reparación, tanto del vaso dañado como del tejido afectado, y tercero, culmina con la cicatrización natural.

CONTINUAR