Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
HEMIPLEJÍA: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
La hemiplejía es la parálisis de un lado del cuerpo como resultado de la lesión de las vías de conducción nerviosas del encéfalo o de la médula espinal. Esto sucede por un bloqueo arterial que priva al cerebro de irrigación sanguínea.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesSegún la parte del cerebro que resulte afectada, las lesiones que provoca la hemiplejía anulan el movimiento y la sensibilidad de parte del rostro, del brazo, de la pierna, o de ambos miembros de la mitad del cuerpo. Con frecuencia, además de la parálisis, quedan disminuidas otras funciones, como la visión, la capacidad auditiva, el habla e incluso la capacidad de razonamiento. La hemiplejía puede afectar a personas de cualquier edad, si bien es más frecuente que aparezca entre los ancianos. En ocasiones, la lesión produce una disminución de la capacidad de movimiento, sin llegar a la parálisis. En este caso se habla de una hemiparesia.

HEMISFERIOS CEREBRALES.
Cada uno de los dos hemisferios cerebrales controla el movimiento y la sensibilidad del lado opuesto del cuerpo, es decir, el funcionamiento del brazo derecho está controlado por el hemisferio cerebral izquierdo; asimismo, la visión es una función dividida entre los dos hemisferios: las imágenes captadas por el ojo del lado izquierdo se transmiten al hemisferio derecho. De lo anterior se deduce que una lesión en el hemisferio derecho del cerebro produce una hemiplejía en el lado izquierdo, o sea, la pérdida de la sensibilidad y la imposibilidad de mover ese lado del cuerpo. Las personas diestras tienen el centro del control del lenguaje en el hemisferio izquierdo, que en este caso es el dominante; por lo tanto, si se produce una hemiplejía que afecte al hemisferio dominante, también se verá afectada la capacidad de hablar. Sin embargo, la pérdida de habilidad para expresarse no implica que disminuya la capacidad de comprensión.

CAUSAS.
La causa más frecuente de hemiplejía es un accidente cerebro-vascular, que interrumpe el aporte sanguíneo hacia una región determinada del cerebro y, como consecuencia, produce una necrosis, o muerte del tejido cerebral, correspondiente a la arteria afectada. Una hemiplejía que se vaya desarrollando de forma paulatina puede ser el primer síntoma de un tumor cerebral, ya que éste va ejerciendo una presión gradual en el hemisferio cerebral en el cual se desarrolla, impidiendo su función. En el caso de los bebés no puede determinarse con exactitud la causa de la lesión cerebral, ya que puede derivarse de un desarrollo defectuoso o de una lesión del cerebro que haya sucedido antes, durante o bien poco después del nacimiento. Entre los niños más mayores, la lesión puede ser causada por una meningitis, por convulsiones graves que dificultan la respiración, o por un traumatismo craneal grave, debido a un accidente. La gravedad de la hemiplejía, la importancia de la parálisis y la aparición, o no, de otras alteraciones, depende de la localización de las células lesionadas y de la masa de tejido cerebral que se queda sin irrigación sanguínea.

CARACTERÍSTICAS Y DESARROLLO.
La parte del cuerpo afectada por una hemiplejía presenta una parálisis muscular. La zona destruida del cerebro es incapaz de controlar ciertos músculos que, aunque no estén dañados, se tornan rígidos y pueden llegar a atrofiarse por falta de uso. De esta forma se adquiere una rigidez característica denominada espasticidad, y los afectados son conocidos como espásticos.

La hemiplejía afecta en mayor medida a los músculos voluntarios que a los involuntarios. Por ejemplo, un hemipléjico con parálisis facial puede sonreír sin dificultad. Los niños espásticos presentan rigidez en las extremidades sólo a partir de los seis meses de edad y, cuando sucede, los miembros adquieren posiciones anormales típicas: los brazos afectados quedan pegados al costado del cuerpo con los codos y las muñecas retorcidos; en otros casos, las piernas se cruzan como tijeras y el pie apunta hacia abajo desde el tobillo. El bebé se mueve muy poco y con mucha torpeza, y también puede presentar dificultades para succionar y para tragar. En los casos de hemiplejía infantil, todas las fases de su desarrollo, como caminar o hablar, quedan retrasadas.

TRATAMIENTO.
Las anomalías del cerebro, como la parálisis cerebral, no empeoran, pero tampoco experimentan mejorías. Cuando una parte del cerebro no recibe irrigación, se daña de forma irreversible y no puede recuperarse, por lo cual no existe una curación para las hemiplejías producidas por un accidente cerebrovascular. Sin embargo, sí es posible reeducar al paciente para que pueda controlar los músculos inutilizados con la parte del cerebro no dañada. El objetivo del tratamiento consiste en descubrir la extensión de las incapacidades físicas y mentales, y reducirlas al mínimo en cuanto sea posible.

Para llevarlo a cabo, se debe iniciar una rehabilitación precoz, que prevenga la rigidez y la atrofia muscular que suele provocar el estado de inmovilidad. Los cuidados fisioterapéuticos, de enfermería y también la terapia ocupacional contribuyen a que los pacientes comiencen a valerse por sí mismos. Cabe señalar que la incontinencia, manifestada durante los primeros días posteriores al ataque, puede representar un problema frecuente, que desanima a los pacientes y a quienes los atienden; su causa debe buscarse en la pérdida del control cerebral sobre los esfínteres. La hemiplejía puede impedir al enfermo levantarse o pedir ayuda, pero al recuperar la movilidad de los miembros la incontinencia suele aliviarse. La rigidez de las extremidades deformadas de los niños espásticos puede corregirse mediante cirugía, y facilitar así su movimiento.

Por lo general se produce una mejoría sustancial durante las primeras semanas o meses, e incluso en los dos primeros años. La mejoría de la enfermedad depende de la clase y de la intensidad de las incapacidades sufridas, y de la edad del paciente. Si durante los primeros días se recupera algo del movimiento en la extremidad afectada, el pronóstico es, por lo general, muy optimista.

HEMIPLEJÍA Y LESIÓN CEREBRAL.
El cerebro está divido en dos hemisferios, con la misma distribución anatómica y neuronal, aunque suele predominar la influencia de uno sobre la del otro. De esta forma se determina que una persona sea diestra, zurda o ambidiestra. De la misma manera, existe una relación directa entre la localización de la lesión cerebral y el síndrome hemipléjico resultante:
Hemiplejía capsular completa: Afecta medio lado del cuerpo.
Hemiplejía cortical: Afecta un lado de la cara y un brazo.
Hemiplejía peduncular alterna: Afecta un brazo y una pierna.
Hemiplejía protuberancial alterna: Afecta un lado de la cara, un brazo y una pierna. 

CONTINUAR