Canal Medicina
Guía de enfermedades y remedios
ESCALOFRÍOS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
Los Escalofríos son agitaciones incontrolables que el organismo produce de forma espontánea y que suelen afectar a todo el cuerpo. Realmente, su función primordial es mantener la temperatura corporal dentro de sus límites.
Información sobre otras enfermedades
EnfermedadesLos escalofríos son una de las reacciones más habituales del cuerpo humano y, a pesar de ello, con frecuencia se desconocen tanto sus causas como su finalidad. Tras su aparente simplicidad, los escalofríos están provocados por complejos mecanismos termorreguladores, de los que se vale el organismo para mantener constante, dentro de unos límites, la temperatura interna del cuerpo.

TEMPERATURA CORPORAL.
La temperatura normal y constante del cuerpo humano oscila entre los 36 y los 37 °C, con independencia de la temperatura exterior, porque es la apropiada para que funcionen de modo correcto todos los complicados sistemas orgánicos que gobiernan las reacciones químicas, así como también los procesos metabólicos que tienen lugar en su interior. Cuando la temperatura corporal se eleva por encima de la normal, se produce una hipertermia o fiebre; cuando se sitúa por debajo, provoca una hipotermia.

En ambos casos, si la situación no remite por sí misma, es indispensable tomar medidas drásticas para que el cuerpo retorne a su temperatura normal, ya que, de lo contrario, el proceso metabólico se descompensaría y podría causar graves trastornos que podrían llegar a ser mortales. En un adulto sano se presentan raras veces cuadros de hipertermia o hipotermia, salvo que haya estado expuesto a condiciones climáticas extremas. Sin embargo, cuando se trata de lactantes o de ancianos, se presentan con una relativa frecuencia, en especial la hipotermia en estos últimos, por lo que es necesario tener en cuenta los cambios térmicos a los que puedan enfrentarse y controlarlos.

CONTROL NATURAL.
El cuerpo controla de manera natural su temperatura mediante una serie de mecanismos activados por el hipotálamo, que es la zona del encéfalo donde se encuentra el centro termorregulador. Las neuronas de este centro, cuya sensibilidad les permite registrar los aumentos de la temperatura corporal, tienen, además, la capacidad de reaccionar incrementando la ventilación pulmonar, la sudoración y la vasodilatación periférica, con el fin de reducir la temperatura; por su parte, las neuronas sensibles a la disminución de la temperatura provocan una vasoconstricción periférica, una reducción de la ventilación pulmonar y de la sudoración, y escalofríos, con la finalidad de aumentar la temperatura corporal.

Se establece así que, cuando sube o baja la temperatura interna del cuerpo, los mecanismos naturales se activan para recuperar la temperatura normal. En el caso de subir, se produce una dilatación de los vasos sanguíneos para que la sangre fluya más por la superficie corporal, donde puede ser enfriada por el aire y donde el exceso de calor puede perderse mediante la radiación. Cuando baja, la reacción es inversa, y los vasos sanguíneos se contraen para impedir la radiación térmica, con la consiguiente pérdida de calor corporal hacia el exterior.

MANIFESTACIONES.
Los escalofríos normales se producen, de forma natural, cuando el cuerpo está expuesto a frío intenso, para evitar el escape del calor corporal al exterior. El medio que utiliza el sistema de regulación natural para provocarlos consiste en reducir el riego sanguíneo, en contraer y relajar los músculos para generar calor, en cerrar los poros cutáneos para evitar el sudor y, en consecuencia, la salida de calor. Al contraerse los músculos eréctiles del vello de la piel, los pelos se ponen de punta.

Es conveniente aclarar que en el fenómeno que se conoce por «piel o carne de gallina» sólo intervienen las fibras musculares de la piel, por lo que es una manifestación mucho más superficial que el escalofrío en sí, que abarca una mayor actividad de sistemas y reacciones corporales.

Los escalofríos que no responden a una baja temperatura se consideran anormales y, en general, obedecen a estados febriles, como los que suelen registrarse en ciertas enfermedades como la amigdalitis, la gripe y la neumonía. La razón de que se produzcan en estos estados es la misma que para los considerados normales, dado que, al estar el cuerpo muy caliente, el aire que lo rodea, aunque no sea frío, tendrá una temperatura más baja que la del cuerpo, por lo que éste reaccionará provocando los escalofríos.

TEMBLORES.
Suelen confundirse los temblores con las pequeñas agitaciones generales que pueden provocar los escalofríos. Sin embargo, los temblores generales no constituyen una reacción al frío sino que son producto de desórdenes emocionales causados, entre otros, por un susto, el miedo o la histeria. Los temblores parciales, es decir, los que sólo afectan a una parte determinada del cuerpo, suelen ser característicos de anomalías cerebrales o sintomáticos de enfermedades como el mal de Parkinson o de determinadas fases del alcoholismo.

Si se presentan temblores más violentos que los producidos por los escalofríos, se denominan ataques o convulsiones, y son característicos de la epilepsia, aunque puede ser difícil diferenciarlos cuando se trata de una crisis epiléptica suave. Ante un caso semejante debe comprobarse si la temperatura es lo bastante baja como para atribuir los temblores al frío; de no serlo, podrá suponerse que se trata de una convulsión epiléptica menor.

CONTINUAR