Canal Medicina
Medicna alternativa y remedios caseros
REMEDIOS CASEROS Y MEDICINA ALTERNATIVA NATURAL
SEGUIR VIENDO OTROS REMEDIOS CASEROS
Árnica: Tintura de árnica, alcohol de árnica, pomada de árnica.
Curas y Remedios

Indicaciones: Heridas, piernas agrietadas, dislocaciones, luxaciones, torceduras, lesiones deportivas, hinchazones.

Sería incompleto un libro sobre remedios caseros en el que no figurase el árnica. En todas las regiones y comarcas donde crece la planta se utilizan con frecuencia, como remedios caseros, los preparados obtenidos con ella. Generalmente se trata de soluciones alcohólicas obtenidas según diversas recetas. No obstante, en la actualidad está prohibido recolectar esta planta por hallarse protegida por la ley. En consecuencia recomendamos que se haga uso de la tintura de árnica que se vende en farmacias, ya que sería una pena no aprovechar sus excelentes propiedades terapéuticas tan conocidas por todo aquel que haya usado y preparado su «alcohol de árnica» casero.

La llamada "Tinctura arnica" se elabora a base de alcohol de 70 grados y flores de árnica. También la pomada que se vende en farmacias puede utilizarse del mismo modo y con los mismos buenos resultados que la hecha en casa. En cualquier caso se trata de productos de primera calidad fabricados sobre la base de la protección cutánea. Dado que su reabsorción es rápida, sus efectos analgésicos no tardan en manifestarse y se mantienen durante bastante tiempo. Las aplicaciones principales del árnica son las heridas y contusiones no abiertas, torceduras, dislocaciones, hematomas y fracturas, bien sea aplicada mediante compresas o en forma de pomada.

Modo de aplicar las compresas:
En un vaso con agua templada se añade una cucharadita de tintura de árnica y en esta solución se empapa un trozo adecuado de algodón o de gasa en varias dobleces y se aplica a modo de compresa sobre la parte afectada vendándola sin apretar. En cuanto se seque la compresa basta volver a humedecerla con la solución utilizada sin necesidad de quitar la venda; es decir, vertiendo simplemente sobre ella la cantidad necesaria.

La misma solución (1 cucharadita de tintura en un vaso de agua templada) puede usarse asimismo para enjuagues bucales y gargarismos en las inflamaciones bucofaríngeas o de las encías. También pueden ser tratadas con esta tintura de árnica las heridas purulentas o de cicatrización rebelde. La aplicación de compresas es, pues, igualmente indicada.

La acción estimulante de la circulación sanguínea que caracteriza al árnica en forma de tintura justifica su uso tópico (externo) para fricciones en el tratamiento de las afecciones reumáticas, neuralgias y dolores de cabeza. La solución acuosa recomendada en tales casos deberá ser de 1:3, ya que en concentración más fuerte irrita la piel. Como algunas personas pueden ser alérgicas al árnica, en todo caso deberá hacerse una prueba previa humedeciendo una pequeña superficie cutánea del antebrazo.

En la farmacia pueden adquirirse diversas tinturas de árnica de uso interno que suelen usarse para ligeras afecciones cardíacas, palpitaciones y nerviosismo. Aunque, en mi opinión, su uso interno debe evitarse ya que lleva consigo numerosos efectos secundarios indeseados.

Aquí tienes más información sobre la Árnica y la preparación de la Tintura Árnica.